El secreto para esta receta es asar bien el cabrito tomándose su tiempo y no saturarlo mucho con ingredientes complicados. Para disfrutar de una carne jugosa.