Aunque no poseen demasiada carne, las cabezas de cabrito lechal son realmente sabrosas y es un plato perfecto y de fácil preparación.