No hay nada más sencillo y la vez más rico que unas chuletitas de cabrito lechal a la plancha.