Para hacer una receta perfecta de costillar de cabrito lechal al horno con patatas, es importante dejar que la piel se dore y que el interior quede muy jugoso. Parece complicado de conseguir, pero no lo es. Simplemente tendrás que estar atento al horno para que no se te pase.